Sangría de Vino Tinto

Esta sangría es igual que la Sangría de Vino Blanco, así que os invito a que vayáis a verla, simplemente para compararlas y ver el paso a paso, aunque la única diferencia, como ya he dicho, es el vino. Las frutas podéis cambiarlas, podéis poner las que más os gusten, pero eso sí, que no sean blandas, sino se deshacen.

1

Ingredientes:

1 litro de vino tinto de Rioja (o el de la zona, el que más os guste)

1 melocotón

1 manzana

1 pera

1 naranja

1 limón

1 vaso pequeño de agua

4 cucharadas de azúcar

En primer lugar lavamos muy bien todas las frutas, en el caso de los cítricos además es conveniente hacerlo con un cepillo para eliminar bien todas las impurezas que puedan tener, ya que vamos a utilizarlas con la piel.

A continuación las troceamos, ni muy grande, ni muy pequeño, en todo caso podéis cortarla a vuestro gusto.

En una jarra, con capacidad para que quepa bien todo, tanto la fruta como el vino, echamos toda la fruta.

Añadimos el azúcar, el vino y el agua. Removemos con una cuchara de madera de mango largo.

Tapamos con film transparente y guardamos en la nevera. Hay que dejarlo unas horas o de un día para otro, para que coja el sabor de las frutas. Las frutas se pueden comer después una vez acabado el vino, o bien se pueden volver a utilizar para repetir la sangría una vez más si éstas están bien. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *