Conejo de Campo Estofado

Mi hermana me ha regalado un conejo de campo, no es lo mismo que los que se venden en las pollerías, es decir de granja, aunque se puede hacer igual, la única diferencia es que el de campo necesita más tiempo y tiene más sabor, también he de añadir que es de un color más oscuro. La carne de conejo no tiene casi nada de grasa, por este motivo es ideal para cuando se hace dieta, y el conejo de campo menos aún porque está en movimiento continuo, además tiene más sabor porque se alimenta de las plantas y brotes que tienen en la zona donde habitan.

Ingredientes:

1 conejo de Campo (si no, uno de granja)

1 tomate

1 cebolla

2 zanahorias

1 pimiento seco

1 vasito de vino tinto

2 hojas de laurel

4 dientes de ajo

12 granos de pimienta negra

Sal

Aceite de oliva

 

El conejo lo cortamos en trozos. En una olla exprés ponemos un chorro de aceite, como 4 cucharadas, y doramos el conejo, ya sazonado previamente.

A continuación le incorporamos todas las verduras y especias.

Cubrimos con agua y añadimos el vino. Incorporar también un poco de sal, no mucho porque luego el caldo reducirá y quedará más concentrado.

Dejamos cocer hasta que esté tierno, en este caso como unos 3/4 de hora o más, comprobar si es necesario más tiempo, el de granja se hará en la mitad de tiempo. Una vez cocido se reserva la carne y se cuela el caldo.

Volvemos a poner el caldo en la olla, así como la carne, y la dejamos cocer unos 10 minutos más a fuego vivo, pero  no excesivo, sin tapar.

Se pueden batir las verduras con el caldo y pasarlas por el colador, para que quede más fina la salsa, y seguir el mismo proceso.

Este guiso se puede hacer el día antes y quedará mucho mejor.

Dejar reducir el caldo a la mitad. Probar de sal por si le falta. Se puede acompañar de unas patatas fritas o panaderas, o con verduras o una ensalada.

 

 

 

 

Ensalada de Escarola con Manzana, Granada y Vinagreta de Tomate

Estamos en la temporada de la escarola, una lechuga la mar de buena, tiene mucha fibra y muchas vitaminas y minerales, así que la hacen ser muy saludable y buena para la salud. También la granada es de temporada, coincide con la escarola y también posee muy buenas referencias en cuanto a lo saludable que es. Aunque ahora ya se pueden encontrar durante todo el año, sobre todo la escarola, pero si aprovechamos cuando es su época, nos saldrá más económico. No me diréis que no tiene una pinta espectacular, dan ganas de meter el tenedor.

Ingredientes:

Escarola

Granada

Manzana Golden

Queso de cabra

Zanahoria

Rabanitos

Tomate maduro

Limón

Aceite de oliva virgen extra

Sal

 

Pelamos la manzana y la cortamos en dados. Exprimimos un limón y vertemos un poco sobre la manzana, removiendo para que el jugo del limón vaya a todos los dados, de esta forma conseguimos que la manzana esté siempre con su color amarillo y no ennegrezca, que no se oxide. Reservamos.

A continuación desgranamos la granada, para ello os invito a que veáis el consejo paso a paso de cómo hacerlo, os servirá de mucha ayuda. Reservamos.

Lavamos la escarola, aunque ya vienen limpias en bolsas y cortadas, la primera opción es mucho más económica, ya que con una escarola salen cuatro, o más, de las bolsas que ya vienen preparada. La escurrimos muy bien y la cortamos en trozos de un tamaño regular. La colocamos en una ensaladera.

Cortamos los rabanitos en chips con ayuda de la mandolina. Lo ponemos sobre la escarola.

Pelamos la zanahoria y con ayuda del pelador vamos haciendo tiras finas y hacemos lo mismo que con los rabanitos.

Incorporamos la manzana y la granada.

Hacemos lonchas gruesas con el queso, le quitamos la corteza externa y hacemos unos dados, del mismo tamaño aproximado que la manzana.

Rallamos el tomate, añadimos el resto del zumo del limón, dos o tres pizcas de sal y un chorro de aceite. Agitamos la mezcla y probamos, por si hace falta algo más de cualquiera de los ingredientes.

La echamos sobre la ensalada y la mezclamos bien para que llegue a todos los ingredientes que hay en la ensalada.

Servirla en una ensaladera o un plato llano bonito si es para un día especial.

 

Consejo: Truco para que no se Pegue el Film de Cocina

¿No os ha pasado que cuando queréis utilizar el film de cocina no encontráis bien dónde está el comienzo?, pues cuando os pase, que suele ser en los que son de mejor calidad porque así se adhieren muchísimo mejor cuando lo usamos, haced lo siguiente y seguid los siguientes pasos, y conseguiréis que no os vuelva a pasar.

Extendemos el film de cocina y cortamos con ayuda de unas tijeras el trozo que vamos a utilizar. Debemos de dejar como unos dos a cuatro dedos desde el rollo hasta donde hemos cortado.

Cortamos una tira de papel de aluminio de uno o 2 centímetros más de los que hemos dejado antes en el film, aproximadamente, y lo colocamos encima del film que sobresale, de forma que el papel de aluminio va a exceder esos centímetros al film de cocina.

Lo volvemos a enrollar y así para cuando tengamos que volver a usar el film de cocina no tendremos problemas de localizar a la primera dónde acaba, o dónde comienza, el film transparente.

Sólo hemos de tirar del papel de aluminio y listo. Volveremos a hacer lo mismo para la siguiente vez.

Salsa de Chocolate (Biscuits, helados, bavarois, …)

Esta vez he acompañado el Biscuit con la salsa de chocolate. Pero el Biscuit Helado de Vainilla sólo o con un coulis de fruta o una salsa de chocolate, cualquiera de ellas, está muy rico. Esta salsa es ideal para los biscuits, los helados, las bavarois, …. Así que tomad nota de ella para otras ocasiones.

Ingredientes:

– 200 g de Chocolate del bueno para estas salsas
– 2 dl de Leche
– 2 cucharadas de Nata
– 20 g de Azúcar
– 20 g de Mantequilla

 

Fundir el chocolate al baño María o al microondas.

Calentar la leche con la nata y el azúcar, removiendo y cuando esté hirviendo lo volcamos sobre el chocolate fundido removiendo bien.

Ponemos de nuevo al fuego y dejamos que de un hervor.

Retiramos del fuego y cuando esté templado le añadimos la mantequilla en trocitos, removemos el chocolate hasta que la mantequilla se haya incorporado bien a la mezcla.

Arroz con Setas y Trufa (Risotto) con Reducción de Setas

Aunque parezca laborioso no lo es, es muy fácil y sencillo, y el resultado es fantástico. Las setas pueden ser congeladas si no es la temporada, pero ahora se pueden encontrar fácilmente en el mercado. Se le puede añadir queso parmesano rallado casi al final de su elaboración, se le llama a la milanesa, yo quiero el sabor de las setas y la trufa, y para aquellos que no les guste el queso, he de decir que a mi me encanta el queso, en fin a gusto de cada cual, no obstante con cualquiera de las versiones que se elija se va a acertar.

Ingredientes para 2:

Para la reducción de setas:
100 g de setas (las mismas que se van a utilizar en el arroz, podemos aprovechar y utilizar los pies o troncos)
1 cebolla picada
1 zanahoria troceada
aceite de oliva virgen
sal

Para el arroz:

250 g de setas variadas
2 trufas pequeñas (si es fresca mejor, pero las hay que vienen en conserva)
2 vasitos de arroz (yo utilizo el cacillo como medida)
1 cebolleta
aceite de oliva virgen
sal

Para la reducción de setas:

Utilizamos un cacerola, ponemos aceite en ella y rehogamos la cebolla y la zanahoria picadas, añadimos las setas troceadas y un poco de sal, removemos para que se rehogue el conjunto y lo dejamos cocer durante unos minutos.

Añadimos agua y dejamos cocer unos 10 minutos aproximadamente. Probar de sal. Hay que tener presente que este caldo es el que vamos a utilizar para mojar el arroz, así que no os quedéis cortos.

Batimos bien para que quede fino. Reservamos.

Para el risotto:

En una sartén tipo wok (por ejemplo), ponemos aceite de oliva a calentar. Picamos muy finamente la cebolleta y la ponemos a sofreír en este aceite.

Preparamos las setas, las que sean de tamaño mayor las cortamos las que sean pequeñas las dejaremos enteras. y hacemos lo mismo con las trufas. Una y media de ellas la troceamos y de la otra parte que ha quedado la laminamos fino para adornar el plato.

Añadimos primero las setas y dejamos rehogar un poco.

Añadimos la trufa y lo mismo.

Añadiremos entonces el arroz y rehogamos bien a fuego vivo, hasta que el arroz esté bien impregnado con la grasa que hay en la sartén. Como ya os he mencionado, yo utilizo el cacillo de repartir la sopa como medida, pero es porque tiene la misma medida de capacidad que un vasito pequeño. Comprobadlo porque si es así es muy cómodo a la hora de las medidas de arroz, o de lo que sea, ya que directamente del cazo va al guiso, o al paso que corresponda, sin tener que andar midiendo.

Es en este momento cuando iremos mojando el arroz poco a poco, removiendo y agitando la sartén, dejando que salga el almidón. En total hay que estar 18 minutos. No se puede dejar de remover y de estar pendiente del arroz, hay que procurar que no se queden los granos de arroz en las paredes de la sartén o el recipiente que hayamos utilizado, ya que entonces se quedarían duros y no gusta cuando lo comemos. Ha de quedar meloso. Podemos añadir mantequilla y queso, pero así me gusta mucho más, los sabores de las setas y la trufa se aprecian mucho más.

Una vez hecho añadimos las láminas de trufa que teníamos reservadas para adornar. Servir caliente y a disfrutarlo.

 

 

Salteado de Espinacas y Ajetes

Un plato sencillo y rico que se hace en poco tiempo, y es tan fácil como sana. Podemos hacer esta receta para comer, como un primer plato, o para la cena es ideal. Hay que tener en cuenta que al ser una verdura tan buena la hace recomendable para todas aquellas personas que estén a dieta, al igual que para la personas que sean vegetarianas. Las espinacas, aunque es una verdura de invierno, se pueden encontrar durante todo el año, además ya las podemos comprar en bolsas y ya vienen totalmente lavadas para usarlas sin hacer ese paso, e incluso congeladas están muy ricas.

Sigue leyendo Salteado de Espinacas y Ajetes

Espaguetis con Langostinos y gulas

Hay ingredientes que pegan con todo, como es el caso de las patatas, las legumbres, el arroz y la pasta. La pasta casa con todo, verduras, carnes, pescados, mariscos, como en la receta de hoy, y hasta con el dulce. Recuerdo una pasta que me trajeron de Italia, hace ya muchísimos años, y que eran de chocolate, para mi toda una novedad, en fin, recuerdos del pasado. En este plato de pasta se van a combinar dos elementos que casan muy bien entre ellos, así que si añadimos la pasta no hay duda de que será un buen trío.

Sigue leyendo Espaguetis con Langostinos y gulas

Consejo: Croquetas en el Congelador

Este es otro consejo de cómo congelar croquetas, ya tengo otro consejo de cómo congelar las croquetas (ver consejo) en el A, B, C, … de los Consejos. En esta ocasión va a ser  necesario que tengáis espacio en una bandeja del congelador, ya que las croquetas tienen que quedar totalmente extendidas sin que se toquen mientras se congelan.

Después, una vez congeladas, se guardan en una bolsa y ya no hay problemas de que se peguen unas a otras, e incluso guardarlas en paquetes al vacío, ya que al estar congeladas no se van a deformar y de esta forma van a durar mucho más tiempo en mejores condiciones.

Forramos la bandeja con papel de aluminio y colocamos sobre él las croquetas, sin que se junten entre ellas.

Sigue leyendo Consejo: Croquetas en el Congelador