Chirimoya Dulce

Esta receta me la enseñó mi amigo Pedro, no se de donde la sacó, pero no solo es muy, muy fácil de hacer, sino que el resultado es muy rico, además de bonito y apetecible. Para estos días de fiestas navideñas es una idea a tener en cuenta para presentarlo como postre, creo que no quita tiempo, ya que se puede preparar con antelación y en el último momento rellenar y adornar. Espero que os guste, ya me contaréis qué os ha parecido.

 8

Ingredientes:

1 chirimoya por persona, si son grandes media.

2 ó 3 cucharadas de leche condensada (dependiendo del tamaño de las chirimoyas)

Conguitos

Mikado (de la marca Lu, son palitos de galleta con chocolate)

Chocolate rallado o fideos de chocolate

 

Antes de nada comentar que hay que aprender a elegir bien las chirimoyas, ya que muchas veces tienen muchas semillas, casi más que carne. Para ello hay que elegir aquellas en las que el dibujo que tienen (una especie de escama) sea grande. Luego si están duras no es lo más importante, hay que elegirlas con la piel en perfecto estado, luego para madurarlas solo hay que dejarlas dentro del horno apagado. Se irá comprobando cada día cómo están, pero en dos o tres días, más o menos, estarán listas para ser utilizadas.

Cortamos las chirimoyas como muestra la foto. Reservamos la piel de las chirimoyas para rellenarlas después.

 1

Vaciamos las chirimoyas, descartando todas las semillas, y vamos poniendo la pulpa en un bol. Si se va a hacer con antelación conviene añadir un poquito de zumo de limón, para que no se oxide la fruta, si se hace en el momento no hay problemas.

2

Añadimos la leche condensada y mezclamos bien.

 3

Rellenamos las carcasas de las chirimoyas hasta el borde.

4

Vemos en la foto que las semillas de la chirimoya, a la derecha de la foto, son muy parecidas a los conguitos, a la izquierda de la foto. Decir que las chirimoyas eran grandes, por eso el tamaño de ambos eran bastante similares.

 5

Repartimos unos conguitos por encima para que parezcan las semillas de las chirimoyas.

 6

Colocamos los mikado. Y por último, y justo antes de poner en la mesa, el chocolate (como muestra la foto de arriba).

7

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *