Rosquillas de Coco

Tenía en casa un poco de coco rallado, así que pensé qué podía hacer, y esto es lo que hice, unas rosquillas de coco. Si queréis que tengan mucho más sabor a coco podéis jugar con las cantidades, poner más coco y menos harina, e incluso se puede cambiar la leche por leche de coco. Otra idea más para que sea puro coco, es mezclar el azúcar con coco rallado, luego con esta mezcla rebozaremos las rosquillas, en vez de sólo con azúcar.

 

12

 

Ingredientes:

300g de harina

50g de coco rallado

3 huevos

12 cucharadas de azúcar

10 cucharadas de leche

10 cucharadas de aceite de girasol

10 cucharadas de leche

1 cucharada pequeña de vainilla líquida

1 y 1/2 cucharada pequeña de levadura en polvo

Aceite de girasol para freír

Azúcar para rebozarlas

 En un bol ponemos los huevos y el azúcar.

1

A continuación añadimos la leche, el aceite, el coco y la vainilla. Batimos muy bien todo con ayuda de unas varillas hasta que el azúcar se disuelva perfectamente.

 2

Pesamos la harina, dejamos un poco aparte que iremos añadiendo al final según vaya necesitando la masa. La harina que vamos a utilizar la tamizamos previamente junto con la levadura.

 3

Removemos primero con las varillas, y cuando ya no se pueda, utilizaremos la mano, solo una. Si vamos necesitando más harina se la vamos añadiendo. La razón es porque el tamaño de los huevos, o de la cuchara, o la misma harina, pueden hacer que se necesite más o menos harina.

 4

5

En el momento en que la otra mano, que no hemos utilizado, no se pegue en la masa, pasamos ésta a la encimera, previamente espolvoreada de harina y la trabajamos un poco más hasta que quede una masa suave, ligera y que no se pegue.

 6

Mientras calentamos el aceite para freírlas, vamos haciendo las rosquillas. Para ello tomamos una pequeña cantidad, con las manos haremos un cilindro, como si fuera plastilina, y uniremos los dos extremos presionando ambos para que queden bien unidos sin dejar la forma que tiene.

 7

El aceite ha de estar caliente, pero no en exceso, porque entonces se doran con mucha rapidez y pueden quedar crudas en el interior. Hay que ir jugando con la temperatura, bajándola o subiéndola según el aceite lo vaya pidiendo.

 8

Iremos friendo en tandas, una vez doradas por un lado las damos la vuelta para que se doren por el otro.

 9

Las pasamos a un plato con papel absorbente.

 10

E inmediatamente las pasamos por azúcar y las vamos dejando en un recipiente.

Una vez hechas todas, dejamos que se enfríen. Una vez frías podemos pasarlas o bien a una caja hermética, o bien a una bolsa, en ambos casos se mantendrán mejor y más tiernas por más tiempo.

 11

Un comentario en “Rosquillas de Coco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *