Tortilla de Patatas con Calabacín

No conozco a nadie que no le guste la tortilla de patatas, pero seguro que habrá alguna persona (o algunas). Sí que hay a quien no les gusta la cebolla, por ejemplo, o que las prefieren que estén más o menos cuajadas, o más o menos gruesas, cosas de este estilo. Esta tortilla queda genial, muy jugosa, gracias al calabacín, y que si se hace como ésta, ni se van a enterar que lo tiene, es una forma de que coman más verduras aquellos que no les guste mucho (y pongo el masculino porque es lo normal, suelen ser los hombres a los que no les van las verduras), eso sí que no quede nada de lo verde, nada de piel, para que pase desapercibido, pero si no hay problemas en ello, entonces os aconsejo que no los peléis, tendrá más vitaminas.

9

Ingredientes:

750g de patatas

140g de cebolla

120g de calabacín (pelado)

5 a 6 huevos

1 vaso de aceite de oliva virgen

2 cucharadas pequeñas rasas de sal

En primer lugar vamos a preparar las verduras. Pelamos la cebolla y la troceamos pequeño.

1

Pelamos el calabacín y hacemos lo mismo, que los trozos sean pequeños. Si optamos por dejar la piel, lo lavamos, quitamos los dos extremos y lo picamos con la piel.

2

Pelamos las patatas, las lavamos y las hacemos en láminas finas.

3

Mezclamos todas las verduras. Ponemos una sartén con el aceite a calentar. Cuando esté caliente añadimos las verduras.

4

Añadimos la sal, os recuerdo que son cucharadas pequeñas rasas, así que pasarles el dedo porque sino saldrá salada. No obstante, siempre se puede poner la mitad y después probar la patata y ver si es necesario más.

5

Dejamos que vaya haciéndose lentamente, removiendo con asiduidad, hasta que la patata quede tierna, alrededor de 30 minutos, si la patata es nueva se hace en menos tiempo, lo mejor es probarla.

6

Escurrimos las patatas en un colador, y mientras vamos batiendo los huevos. Echamos las patatas en el huevo.

7

Calentamos un poco de aceite en una sartén de tamaño mediano. Cuando el aceite esté bien caliente echamos la mezcla, bajamos el fuego y dejamos que se cuaje por ese lado. Sacamos a un plato grande, que pondremos encima de la sartén y volteando ésta como si fuera un flan. Hacemos lo mismo por el otro lado. Dependiendo de cómo os guste de cuajada se tendrá más o menos tiempo al fuego, pero al llevar el calabacín y la cebolla sale muy esponjosa y jugosa. Podéis ver que el calabacín no se aprecia a simple vista, pues lo mismo pasa con el sabor.

8

Bien, teníamos tanta hambre y estaba tan buena que no me acordé de hacerle foto hasta que casi no quedaba nada, …. bueeeeno, la verdad es que me despisté por algún motivo, y cuando me di cuenta casi no quedaba nada, aunque lo de buena sí que es verdad.

2 comentarios en “Tortilla de Patatas con Calabacín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *