Flan de Café

Esta vez el postre va a ser un flan, pero de café, muy rico, y siempre se puede utilizar café  en polvo sin cafeína que va a aportar el mismo sabor. Es genial lo que ha cambiado todo, antes no se podían hacer muchas elaboraciones porque había ingredientes que no eran aptos para determinadas personas, da igual lo que puedan tener, ahora tenemos al alcance productos que pueden sustituir a otros o incorporarlos sin que haya ningún problema, aunque no casi siempre, algunos habrá que aún no se haya encontrado su sustituto.  En fin, dejando este tema, el flan de café que os dejo es muy sencillo y muy rico, las cosas no tienen porqué hacerse de una forma complicada. Por cierto, se puede sustituir el café por otros productos como colacao, neskuit, por ejemplo, e incluso uno como la malta, que es a base de un cereal (la cebada), y otros, como la achicoria, que proviene de una planta.

Ingredientes:

1/2 litro de leche

3 huevos grandes

6 cucharadas rasas de azúcar

2 cucharadas rasas de café en polvo instantáneo

4 cucharadas de azúcar para el caramelo

.

Tengo que matizar que dependiendo del gusto de cada uno se puede poner más o menos café. Vais a observar que hay fotos de dos flanes de café, uno más intenso que otro, y por otro lado que se han preparado en diferentes recipientes, pero eso lo iré explicando según vaya poniendo la receta.

Ponemos en una flanera el azúcar y no lo tocamos ni removemos hasta que comience a derretirse el azúcar, comenzará por la parte de fuera y luego muy pendientes en cuanto empiece por el centro con ayuda de un palillo vamos removiendo hasta obtener el color dorado que deseemos. El utilizar palillos es porque así se tiran directamente y no hay que fregar nada. Hay que tener cuidado porque el caramelo se puede quemar si nos descuidamos, por eso no hay que poner la temperatura muy alta.

Ponemos la leche en un recipiente para ponerlo al fuego y cuando comience a calentarse un poquito añadimos el café, y una vez disuelto lo retiramos, no es necesario que hierva.

En una jarra o vaso batidor, ponemos los huevos, el azúcar y la leche con el café ya disuelto. Batimos y lo echamos en la flanera con el caramelo ya enfriado un poco. Colocar la flanera dentro de la cacerola antes de echar el preparado.

Podemos utilizar diferentes tipos de utensilios, como las flaneras o unos que hay de acero con tapa de plástico, pero todos tienen que tener tapa. En cualquier caso, sea el que se haya elegido, se introducirá en otra cacerola con agua caliente que les cubra hasta la mitad.

Y a su vez, taparemos esta cacerola con su tapa para que la acción de cerrado, de hermético, sea mejor para que se cueza también por arriba, que llegue el calor a todas las zonas del flan. Lo tendremos a fuego medio-bajo para que no cueza fuerte para que la textura del flan salga más fina, durante 30 minutos, que destaparemos con cuidado de no quemarnos y si vemos que la parte superior del centro del flan está cuajada es que está hecho, pero si vemos que aún está algo líquido lo dejamos 10 minutos más. Si el flan “baila” al agitar un poco la flanera no pasa nada luego se cuajará más al enfriarse

Uno era de sabor más intenso que el otro, para los que les gusta con más o menos intensidad de sabor.

Al primero no me dio casi tiempo de hacerle la foto, cuando llegué ya se lo habían comido mientras preparaba los otros. Como ocurre con el café y las infusiones cada uno lo pidió a su gusto. Pero se ve en las fotos el color más intenso del segundo (y en su plato correspondiente).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *