Natillas de Horchata

Las natillas son un postre ligero que siempre consumimos preparadas con leche, pero estas natillas preparadas con horchata no tienen nada que envidiar a las otras. Fáciles y rápidas de hacer, con un sabor a horchata muy rico y fresquitas nos van a saber a gloria. Podemos ponerle canela y cáscara de limón, pero he preferido no quitarle su propio sabor, además la horchata suele ya venir aromatizada por lo que no necesita de más sabor.

9

Ingredientes:

1/2 litro de horchata

2 cucharadas rasas de azúcar

3 yemas de huevo y uno entero

3 cucharadas rasas de maicena

.

Ponemos en un cazo la horchata, dejando un poco para deshacer la maicena. Añadimos el azúcar y ponemos al fuego.

1

Ponemos la maicena en el vaso con la horchata reservada.

2

Mezclamos los huevos a la mezcla de maicena y horchata.

3

Cuando la horchata que tenemos en el cazo comience a hervir lo añadimos.

4

Removemos continuamente con unas varillas o con una cuchara de madera, hasta que espese. Han de quedar como una crema ligera, si véis que han espesado más de lo debido tenéis que añadir un poco más de horchata.

5

Podemos poner todas las natillas en un bol, pero presentadas en cazuelas pequeñas de barro, o en otro tipo de recipientes como tazones, copas, etc, … queda mucho más bonita la presentación. A continuación espolvoreamos con canela en polvo. Guardar en la nevera para que se enfríe y dejar ahí hasta que se lleven a la mesa.

6

3 comentarios en “Natillas de Horchata

  1. Si lo dejas que reviente el hervor, se te corta

    Pero te envidio por poder hacer las natillas de horchata Porque puedo hacerlas con maíz tierno (tambien un flan), con leche de coco y hasta con leche de almendras (sacándola yo misma), pero con horchata, no. Y con lo que me gusta!

    La palmera sueña con el pino y el pino con la palmera.

    1. Gracias Olmar por el detalle. No hace falta que hierva a borbotones, además en el momento que le añades el vaso de horchata fría baja la temperatura, no obstante se puede hacer de la siguiente manera para asegurarse de que no pase lo que dice Olmar, mezclar la leche, la maicena y los huevos en un bol, cuando la leche esté casi a hervir, se echa en el bol, se mezcla y se vuelve a poner en el cazo, eso sí, sin dejar de remover.

      Bonita frase, me recuerda a:

      Sobre árida altura un pino
      En el Norte se adormece,
      Cubiertas sus verdes ramas
      De copos de blanca nieve.

      Sueña con una palmera
      Que, lejos en el Oriente,
      Solitaria y muda llora
      Entre peñascos ardientes.

      Enrique Heine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *