Sapillos de Magdalenas

Este postre es típico de Semana Santa por la zona de Extremadura, seguramente que se hará en más lugares y es posible, que con otro nombre. Tenéis la receta clásica, es decir, la receta hecha con miga de pan, la de toda la vida pinchando aquí. Esta vez los he preparado con magdalenas, seguro que no he inventado nada nuevo, que hacerlos así se le ha ocurrido a otras personas, pero yo no la he visto, aunque mi cuñada si me ha dicho que una amiga los ha preparado cuando le comenté que los había hecho con magdalenas. Están muy ricos, parecerá que son más dulces, pero no es así, ya que como las magdalenas ya tienen azúcar no es necesario ponerla. Aquí os dejo la receta para que la podáis hacer y disfrutar como lo hemos hecho nosotros en casa. Una cosita más, siempre que hago sapillos me acuerdo de mi sobrina, que le gustan mucho, así que Susana, espero que los hagas.

15

Ingredientes:

7-8 magdalenas (son las de Mercadona)

4 huevos medianos

4 cucharadas de azúcar

1 litro de leche

Cáscara de una naranja

1 rama de canela

Aceite de girasol para freír

 

Estas son las magdalenas:

1

Comenzamos desmigando las magdalenas y las vamos poniendo en un bol.

2 

Por otro lado batimos los huevos en otro bol.

3 

Ponemos una cacerola con la leche al fuego, añadimos el azúcar, la canela partida en dos y la cáscara de naranja. Se irá calentando a fuego lento mientras se van haciendo los sapillos de magdalenas.

 4

Mezclamos las migas de magdalena con el huevo y mezclamos bien.

 5

En principio son 7 magdalenas, si hiciese falta alguna magdalena más se le añade, todo dependerá de lo grande que sean los huevos o las magdalenas, lo importante es que no quede nada de huevo líquido, como se ve en la foto.

 6

Ponemos aceite en abundancia en una sartén que sea honda, ni muy fuerte ni muy floja la temperatura, con la primera se doran enseguida y quedan crudos, con la segunda pueden quedar aceitosos. Con una cuchara sopera vamos tomando porciones de la masa, las vamos echamos a la sartén, tienen que quedar recogidos, como un buñuelo, y una vez dorados por un lado darles la vuelta para que se doren por el otro lado.

 7 8                                                                                         9

Ponemos en un plato papel absorbente y los vamos colocando sobre el papel según los vamos friendo. Como podéis ver apenas se mancha el papel con el aceite, más bien es lo que escurre de la espumadera, porque normalmente, si la temperatura es la correcta, no se van a empapar de aceite, como pasa con las torrijas, además el aceite os va a quedar muy limpio y casi la toda la cantidad que pongáis al empezar a hacerlos. No lo tiréis, que la próxima entrada será un consejo para aprovechar el aceite, guardarlo bien filtrado en un tarro en la nevera.

 10

Pero lo mejor es que según van saliendo de la sartén los vamos echando a la cacerola con la leche. Yo utilizo pinzas para que no lleven nada de aceite.

 11

Al principio quedan flotando, luego una vez que se van empapando de leche van hundiéndose. Cuando ha dado la leche un hervor, se retira y se deja enfriar antes de meterlos en la nevera.

 12 13

Servirlos fríos con un poco de la leche en el que han estado.

14

5 comentarios en “Sapillos de Magdalenas

  1. ¡Qué pinta! Los voy a hacer la semana próxima y será la primera vez pero después de leer la receta con magdalenas utilizaré éstas. Tienen que quedar exquisitos y me resulta más fácil que desmenuzar la miga del pan. Gracias.

  2. Ya los he hecho y están riquísimos además de rápidos de hacer. Como no quería tener mucho porque me los zampo todos le he llevado a mis vecinitos y acaba de decirme su madre que les ha encantado y que le dé la receta. Postre rico, barato, fácil y muy alimenticio para los niños especialmente. Gracias 🙂

  3. Madre mia!!!!! anda que no tiene calorias esto,,,,,Pero,señorita,las voy ha hacer un sabado para los nietos,tiene muy buena pinta,es facil,y es un CAPRICHO ,gracias,por tu sabiduria !ESQUE VALES UN MONTONNNNNNN! araceli

    1. Ya os digo, está de pecado mortal. Pero como no es para comerlos todos los días, pues se pueden hacer de vez en cuando. Pregonad mi página a los cuatro vientos, me encanta que la gente sepa mis trucos, mis recetas, …, no me guardo nada.

      Gracias Araceli, eres un sol, mañana te doy un beso así de grande (—- —- —-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *