Pollo con Tomate (o Pisto)

Este plato es un clásico, el pollo frito y mezclado después con el tomate frito, o con un pisto sencillo. Se puede hacer con antelación, he incluso se puede hacer el día antes, y es una forma de que las dos cosas juntas adquieran mucho más sabor. Se puede llevar en el taper para trabajar, para un día en el campo, para cuando viene mucha gente, para cuando cada uno come en un horario diferente, se calienta en el microondas y queda genial. Eso sí, hay que tener una barra de pan al lado, porque uno no se puede quedar sin rebañar la salsa de tomate e incluso chuparse los dedos.

9

Ingredientes:

2 cuartos traseros de pollo troceados

1 bote pequeño de tomate troceado

1 bote pequeño de tomate triturado

2 cebollas

2 dientes de ajo

1/4 parte de un pimiento rojo

1/4 parte de un pimiento verde

1 cucharada pequeña de sal

1 cucharada pequeña de azúcar

Aceite de oliva virgen extra

.

Utilizo las partes traseras del pollo porque son más jugosas, pero si os gusta la pechuga añadidla, o utilizar sólo las alitas, quedan muy ricas. Sazonamos el pollo. Ponemos en una sartén una cantidad generosa de aceite, que cubra el fondo de la sartén como 2 dedos. Calentamos el aceite y cuando esté caliente incorporamos el pollo. Hay que tener la precaución de poner una tapadera, ya que el pollo puede saltar y quemarnos, además es una forma de ensuciar menos la cocina. Cuando ya esté hecho por dentro y se dore por todas partes lo retiramos y lo reservamos.

1

Mientras se va friendo el pollo, pelamos la cebolla y la troceamos. Ponemos otra sartén al fuego con 4 o 5 cucharadas de aceite y, cuando esté caliente, añadimos la cebolla picada. Dejamos que se haga unos 4 minutos a fuego medio. Añadimos los ajos picados o en láminas, como prefiráis, dejamos 1 minuto. Lavamos los pimientos, los troceamos y añadimos. Dejamos que se haga durante otros 4 minutos. Hay que ir removiendo para que se haga por igual.

2

Añadimos los dos tipos de tomate. Esta vez he utilizado tomate en lata, pero se pueden utilizar tomates frescos, pero la verdad es que sale muy bien  y nos ahorra trabajo.

3

Añadimos la sal y el azúcar y dejamos que se haga a fuego lento. Remover de vez en cuando. Si veis que el tomate salpica mucho, poned una tapa. Cuando levantéis la tapa deberéis de tener cuidado, ya que estará llena de agua, de la evaporación, así que dejar la tapa en la pila, porque sin volverá ese agua a caer en el tomate y se tardará más en hacer.

4

Cuando ya se haya evaporado toda el agua del tomate, que quede así, como muestra la foto, es que ya está listo. Probad de sal.

5

Mezclamos el pollo con el tomate y lo dejamos unas horas para que se mezclen los sabores. El jugo que el pollo ha soltado mientras estábamos haciendo el tomate se lo añadís.

6

También lo podéis guardar en un recipiente y guardarlo en la nevera, una vez se haya enfriado, para consumir posteriormente. Si es para llevarlo al campo, como he dicho antes, suele ser cuando hace buen tiempo, así que simplemente es tomarlo del tiempo.

7

Hay que calentarlo antes de servir.

8

Un comentario en “Pollo con Tomate (o Pisto)

  1. Este tipo de platos, que me gustan mucho, prefiero hacerlo en mitad de semana y dejarlo dos o tres dias en la nevera para que coja mas gusto. Luego puedo servirlo para el almuerzo del domingo y asi no hay que cocinar ya que se puede acompañar con una ensalada hecha el dia antes y, claro está, con pan.

    Y, si sobra, pues se congela y se puede usar mas luego como relleno de un pastel de papas o como salsa para pasta.

    De verdad que eres la reina de las cocineras no profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *