Garbanzos con Rape

Normalmente en Semana Santa el protagonista es el bacalao, he pensado que para aquellas personas que no les guste este pescado podrían hacer este plato que lleva rape y así sustituir al potaje de bacalao (y para todos en general, que si les gusta el bacalao y el resto de los pescados). No es igual que el plato de potaje pero es también muy rico. Además quería comentaros que los guisos de legumbres con pescado son menos corrientes en las casas, y creo que tienen que tener un lugar en el recetario ya que aportan muchas cosas buenas y además son mucho más ligeros. Y no tiene que ser Semana Santa para hacerlo, fue solo una idea.

Un buen plato para estos días de invierno, y tan completo que es plato único, además de poderse llevar en una fiambrera para comer en el trabajo, colegio, … La mezcla de los garbanzos con el rape y las verduras queda muy rico y no es tan conocido. Os dejo con esta receta y espero que la disfrutéis.

 10

Ingredientes (para 4 personas):

1 rape pequeño

200g de garbanzos

2 pimientos italianos

4 zanahorias

1 puerro

1 cebolla

4 dientes de ajo

4 tomates rojos

perejil

laurel

pimienta negra

aceite de oliva virgen extra

harina

pimentón dulce

 

Lo primero es hacer un caldo a la vez que cocemos los garbanzos. En una olla ponemos la raspa del rape, las zanahorias (elegí unas pequeñas para luego ponerlas en el plato como decoración), el pimiento troceado, un tomate en trozos, media cebolla también en trozos grandes, lo verde del puerro bien limpio, 2 dientes de ajo enteros, un poco de perejil, una o dos hojas de laurel y unos granos de pimienta negra. Ponemos los garbanzos en una redecilla para poder sacarlos luego mejor y una pizca de sal. Cubrimos con agua, tapamos la olla y dejamos cocer hasta que los garbanzos estén tiernos, todo dependerá de la olla que utilicemos, mejor una a presión para que el tiempo de cocción sea menor, una hora aproximadamente, y en olla normal una hora y media, o más, comprobarlo antes ya que dependerá de la clase de garbanzo que se utilice.

 1

2

Una vez hecho colamos el caldo, apartamos los garbanzos y las zanahorias y reservamos.

Mientras que se cuecen los garbanzos vamos haciendo el guiso. En una olla, con aceite que cubra ligeramente el fondo, ponemos el resto de la cebolla, puerro, pimiento, zanahorias y ajo, todo picado. Rehogamos durante 3 minutos aproximadamente.

 3

Añadimos una cucharada de harina y una cucharada pequeña de pimentón. Rehogamos el conjunto unos segundos.

 4

Tenemos preparado el tomate restante, que se habrá rallado, y añadimos enseguida, para que el pimentón no se queme. Volvemos a rehogar unos 4 minutos.

 5

Añadimos a continuación el rape cortado en dados, del tamaño que se prefiera, que no sean demasiado grandes, y rehogamos un minuto más con el resto del sofrito.

 6

Incorporamos los garbanzos y el caldo. Dejamos cocer a fuego lento durante más o menos 15 a 20 minutos. Sazonamos con moderación, y antes de retirar el guiso probar por si hay que añadir un poco más de sal. En el último momento añadimos las zanahorias enteras para que se calienten.

7

8

Servir bien caliente. Es un guiso que se puede preparar con antelación, e incluso hacer los garbanzos el día anterior, o aprovechar los garbanzos de un cocido en el que hemos puesto más para este guiso. Y, como no, se puede llevar en taper, hoy es importante poder llevarse la comida al trabajo o la escuela, porque además de estar mejor alimentados, es mucho más económico. También se puede congelar.

 9

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *