Bizcocho de Claras

Hay veces que nos sobran unas claras porque hemos hecho alguna otra preparación con las yemas, o bien que no queremos utilizar las yemas porque ahí es donde está el colesterol, en cualquier caso este bizcocho está muy bueno. Sale algo más blanquito porque no tiene yemas, que es lo que le va a dar el color, pero eso no tiene mayor importancia. Lo importante es su sabor y su textura y la verdad es que hay que hacerlo para así tener otra receta más para disfrutar en el desayuno, o en el momento que apetezca.

Ingredientes:

  • 220 g de harina

  • 120 de mantequilla

  • 200 de azúcar

  • 4 claras de huevos grandes

  • 120 ml de leche

  • 1 sobre de levadura en polvo

  • Azúcar para espolvorear por encima del bizcocho

 

Ponemos la mantequilla en pomada, muy blanda, en un bol.

Si la mantequilla la acabamos de sacar de la nevera, la ponemos unos segundos en el m.o., pero a potencia baja. A continuación añadimos el azúcar. Batimos con unas varillas hasta que quede todo bien integrado.

Incorporamos la leche y mezclamos.

Ponemos en un colador la harina y la levadura y vamos tamizando sobre el bol, y poco a poco vamos integrando la harina. En un momento dado en el que ya no podemos utilizar las varillas, porque comienza a espesar la masa, pasamos a mezclar con una espátula.

Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos a la mezcla.

Ahora hay que ir mezclando con cuidado las claras, de forma suave y envolvente, para que no se bajen y pierdan el aire que le hemos incorporado.

Encamisamos el molde. Vertemos la mezcla en él.

Ponemos azúcar por encima de la masa, al gusto.

Metemos al horno, que ha de estar ya caliente, unos 35 a 40 minutos y a una temperatura de 190 a 200ºC . Solo se utilizará la parte inferior del horno, luego si se quiere más dorado se puede poner el grill.

Este bizcocho está rico tal cual, pero os recomiendo que lo probéis con mermelada, al gusto.

Y si que tenéis que probarlo haciéndolo primero a la plancha, como si fuera una tostada, no hace falta añadir grasa para dorar las rodajas de bizcocho, y luego untad la mermelada que más os guste, está delicioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.