Mermelada de Frambuesas

No hay nada como lo casero, hay que emplear un poco de tiempo pero merece la pena. No es para nada difícil, ni complicado, pero sí muy rica. Una vez que las hagáis en casa seguro que volveréis a hacerla. Las frambuesas tienen unas semillitas que a algunas personas no les gustan, tan simple como tamizar la mermelada por un colador y se quedarán en él todas ellas, de forma que quedará una mermelada limpia y sin semillas. Las frambuesas pueden ser congeladas perfectamente, sin problemas a la hora de hacer una mermelada, yo las vi a buen precio en el mercado y las compré. Suelen venir en bandejas pequeñas, como si fueran unas pequeñas joyas de la fruta.

Ingredientes:

250 g de frambuesas

160 g de azúcar

1 cucharada de zumo de lima

Ponemos en una cacerola pequeña las frambuesas junto con el zumo y el azúcar.

Cuando empiece a hervir las vamos removiendo de vez en cuando.

Una vez hayan espesado, se comprueba poniendo un poquito en un plato y si se desliza con lentitud es que está lista. Otra forma es pasar el dedo por el dorso de la cuchara o de la espátula de manera que la mermelada se separa y no se vuelve a juntar.

Lista para guardar en un tarro y degustarla en cuanto se haya enfriado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.