Torrijas Rellenas de Manzana

Las torrijas son un postre típico de Semana Santa, se hace con pan, leche y huevos, luego se fríen y listas. Se pueden aromatizar con canela, naranja, …, a mi me gustan sencillas. Hay en el blog bastantes recetas de torrijas, hay siete, en el buscador ponéis «Torrijas» y os salen todas. Esta idea la llevaba rondando y al final me he puesto a hacerlas y me han gustado, son diferentes y es bueno cambiar de vez en cuando, aunque se sea fiel a las de siempre.

Ingredientes (para 4 torrijas):

  • Pan de unos días (8 rebanadas de 1 cm)
  • 1 manzana golden
  • Leche entera
  • 2 huevos
  • Azúcar
  • 1/2 l  de aceite de girasol
  • Mantequilla
  • Canela en polvo

 

Ponemos el pan, cortado en rebanadas, a remojar en un recipiente con la leche. Cuando se haya empapado bien por un lado les damos la vuelta y dejamos que se empapen por el otro lado, si hace falta se añade  más leche. No hace falta poner demasiada leche,  es mejor que se vayan empapando poco a poco.

Mientras se van empapando ponemos una sartén al fuego con una cucharada de mantequilla, una cucharada colmada de azúcar y un poco de canela.

Pelamos la manzana y la cortamos en dados pequeños. Lo echamos a la sartén y dejamos que se haga durante unos 15 minutos a fuego medio. Remover de vez encuando.

La manzana se irá reblandeciendo y con el dorso de la cuchara iremos aplastando un poco la manzana. Cuando esté tierna la retiramos del fuego y reservamos.

Cuando el pan esté bien empapado iremos poniendo un poco de la manzana sobre 4 rebanadas, ya que las otras son para cubrirlas.

Batimos los huevos y ponemos la sartén con el aceite a calentar. Vamos cogiendo con cuidado cada par de torrijas y presionamos ligeramente para quitar el exceso de leche y se queden pegadas las dos rebanadas, pero no apretar muy fuerte porque el relleno se saldría. Pasamos las torrijas rellenas de manzana por el huevo, que se impregne bien.

Una vez pasadas por el huevo las vamos echando, con cuidado, en la sartén con el aceite caliente. 

Cuando se hayan dorado por un lado, les damos la vuelta y dejamos que se doren por el otro.

Vamos dejando las torrijas rellenas sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Pasamos las torrijas por azúcar por todas partes.

Las dejamos en una fuente para presentarlas.

Como podéis ver las torrijas quedan con su relleno, y no se aprecia que estén rellenas ya que al freírlas el huevo ha hecho que permanezcan unidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.