Rosbif Asado con Setas

Hacer las carnes asadas tienen la ventaja de que el horno es el que está trabajando, de vez en cuando hay que mirar cómo va la carne y seguir a otra cosa. Personalmente pienso que las carnes de ternera hay que dejarlas un poco sonrosadas, que el centro esté semicrudo, pero siempre se puede tener más tiempo o una vez que la sacamos, porque hay personas que no les gusta tan hecha la carne, tenemos la opción de que los filetes se pueden pasar por la sartén.

Ingredientes:

Una pieza de Rosbif de 1’500 g

500/750 de setas

1 loncha de jamón serrano

Sal y pimienta

Aceite de oliva

Antes de empezar tendremos la carne fuera de la nevera una hora antes, así no partirá del frío de la nevera cuando la metamos al horno. Así mismo, tendremos el horno encendido previamente unos 15 a 20 minutos antes a máxima temperatura para que el horno esté bien caliente cuando metamos la carne.

La carne está con una redecilla que le pedí al carnicero que me la pusiera. Se puede hacer sin ella. Sazonamos la carne con sal y pimienta por todas partes. Podéis ponerle más especias o hierbas, al gusto, pero la carne si es buena no lo necesita.

Colocamos la pieza en una fuente y la metemos al horno, que habremos bajado a 200ºC.  Los tiempos de cocción para esta cantidad de carne es de aproximadamente unos 40/45 minutos, poco hecha, si la queréis más le dais más tiempo. Os dejo las fotos de como se va dorando la carne. Más o menos, cada 10 minutos la rociáis con los jugos que va soltando.

El cordel se rompió, no se bien porqué, pero no es lo normal. Veis como ha soltado sus jugos. Cuando ya esté hecha la carne se quita la redecilla.

Es conveniente tapar la carne y dejarla reposar unos 10 a 15 minutos, para que los jugos de su interior se reabsorban. Los extremos son la parte de la pieza en donde la carne está más hecha, para aquellos que les gusta más así podéis cortar de esta parte.  Se va cortando en filetes y se sirve con la setas salteadas con jamón que habremos hecho mientras se hacía en el horno el rosbif. En una sartén con un poco de aceite incorporamos las setas cortadas en juliana grueso, removiendo de vez en cuando. Cuando estén casi listas añadimos el jamón serrano cortado también en juliana, pero en pedazos más pequeños, rehogamos un par de minutos más y ya está lista la guarnición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.