Ensalada de Brotes Tiernos con Queso Azul de Hojas

Las ensaladas que ricas que son, y pueden ser tan variadas como se quiera. Os dejo con esta versión en la que uno de los ingredientes es el queso azul de hojas, pero no es el único. Es tan variada, lleva otros ingredientes tan ricos que hace que en la ensalada el queso no sea el dominante, sino uno más, haciendo que el conjunto case tan, tan bien, que hay que probarla. Seguro que os encanta, siempre y cuando os guste el queso, si no es así, ahí ya sólo puedo decir, que no se lo pongáis, y ya está.

Ingredientes:

Una bolsa de brotes tiernos de lechuga

Canónigos

Queso Azul de hojas Asturiano

Tomates cherry

Pasas

Cebolla frita

Manzana Royal Gala

Miel

Aceite de oliva virgen extra (AOVE)

Vinagre de Jerez

Sal

Limón

No pongo cantidades porque dependerá de los comensales que haya, así que simplemente es ir poniendo las cantidades que creáis necesarias. Esta ensalada que vais a ver que preparo es para dos personas.

Ponemos en una ensaladera plana los brotes tiernos, a los que añadimos unos canónigos.

Lavamos la manzana y, sin pelar, hacemos unos dados (con un trozo es suficiente, no hace falta la manzana entera). Los pasamos a un pequeño bol en la que hemos puesto un poco de zumo del limón (como una cucharada). Removemos ligeramente para que el limón bañe a todos los dados y los ponemos sobre la ensalada (esto hace que la manzana esté siempre bien, que no se oscurezca, que no se oxide).

Lavamos los tomates cherry y los cortamos por la mitad (he utilizado 10 o 12). Los vamos colocando por encima de la ensalada, que queden unos hacia abajo, donde se vea la piel y otros hacia arriba, en los que se puede apreciar el corte del tomate.

Incorporamos un puñadito de pasas, repartiéndolas por toda la ensalada. Espolvoreamos con la cebolla frita al gusto, será el toque crujiente de la ensalada. También os digo que no pongáis demasiada para queden los sabores en equilibrio y no domine demasiado unos sobre los otros.

Desmenuzamos un poco el queso azul de hojas y lo echamos por encima, como una loncha de medio dedo de ancho aproximadamente.

Por último, con una cucharita vertemos un poco de miel, que sea un hilillo fino por toda la ensalada. Como veis no es mucha, una cucharadita rasa de miel es suficiente para esta ensalada.

Terminamos con la vinagreta, aceite, vinagre y sal. Al gusto. Se presenta así, como se ve en la foto principal y en la mesa se remueve bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.