Bocaditos de Nata

Hacía muchísimo que no hacía estos bocaditos de nata. Esta vez ha sido para el cumpleaños de mi madre. 98 años es una cifra que hay que festejar, y a ella este es un dulce que le gusta mucho, bueno, todos los que lleven nata. Ahí la tenéis con un guiño pícaro a la cámara. Es un postre muy sencillo de hacer y da unos resultados muy buenos, tanto para festejar una fiesta, como para llevar de regalo, para una comida familiar, para tomarlos con el café y las amigas, para lo que sea, siempre quedarás genial. Una cosa curiosa es la cantidad de nombres que tiene: Bocaditos, Lionesas, Petisús, Eclairs, Relámpagos, Profiteroles, … y es posible que haya algún nombre más, quizás cambie que en algunos son alargados, pero es con la misma masa, solo cambia un poco la forma, al igual que se pueden hacer con otros rellenos. Algo importante os digo, a disfrutar de estas cosas tan ricas, pero sobre todo de la compañía.

Ingredientes:

280 g de agua

150 g de harina

3 huevos

80 g de mantequilla

25 g de azúcar

1 pizca de sal

Para la nata:

2 briks de nata para montar

1 cucharada y media de azúcar glas

Comenzamos poniendo en un cazo el agua con la mantequilla, la sal y el azúcar.

Cuando empiece a hervir (si se quiere se puede retirar el cazo del fuego para este paso) y añadir la harina de golpe, no hace falta que la harina esté tamizada.

Remover inmediatamente con una cuchara de madera para que no se formen grumos. Cocer hasta que se despegue la masa de las paredes del cazo.

Retiramos del fuego, y una vez fría le vamos añadiendo los huevos de uno en uno y trabajar la masa. Al principio parece que no se quiere integrar pero al final se va viendo que si. Hasta que no se haya ligado el huevo no se incorpora el siguiente.

Una vez integrados los huevos y la masa quede bien mezclada, la pasamos a una manga pastelera con la boquilla de estrella o rizada.

Colocamos una lámina de papel de horno en la bandeja. O bien humedecemos (con agua o aceite) un poco la fuente para que se pegue el papel, o bien, ponemos un pelín de masa en cada esquina para que se quede pegada, ambas cosas valen. Vamos haciendo los bocaditos, separados ligeramente, ya que crecen un poco.

Los metemos al horno, precalentado a 200ºC, durante unos 20 minutos. Luego apagaremos el horno y los dejamos otros 6 minutos, más o menos. Una vez fuera los pondremos sobre una rejilla para que se enfríen bien, sino se humedecerán.

Preparamos la nata montada, echando la nata en una jarra, comenzamos a montarla, añadimos el azúcar y seguimos hasta que quede bien montada. Yo la pongo boca abajo, como si fueran una claras montadas, así se comprueba que ha quedado bien firme.

Una vez bien fríos los bocaditos, los iremos cortando con un cuchillo por la mitad. Pasamos la nata a una manga pastelera, yo le pongo una pinza para que no se escape la nata mientras la relleno, además de utilizar una jarra, así es mucho más fácil y cómodo.

Vamos rellenando los bocaditos y los vamos colocando sobre una fuente para servirlos.

Espolvorear con azúcar glas por encima y listos para comer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.