Galletas de Avena y Coco

Esta receta de galletas seguro que os va a encantar, siempre que os guste el coco, aunque la verdad no es excesivo su sabor al coco, deja un ligero sabor a él, por lo que quedan deliciosas. Siempre lo digo, pero son sencillas de hacer y además lo que se hace en casa es, sin duda, mejor en todos los aspectos. Sabemos que es lo que lleva y sabemos que es sano, sin grasas malas. Y el aspecto que tienen dan ganas realmente de comerlas, doradas y muy ricas.

Ingredientes:

50 g de harina de avena

50 g de coco seco

50 g de harina común

50 g de azúcar molida

50 g de azúcar

75 g de margarina (o mantequilla)

1/2 cucharada pequeña de bicarbonato

1 cucharada de leche caliente

Ponemos en un bol las dos harinas y el azúcar molido.

Añadimos también el coco. Mezclamos bien.

Disolvemos en un vasito el bicarbonato con la leche templada. Reservamos.

En un cacillo ponemos el resto del azúcar. Dejar que se deshaga el azúcar removiendo continuamente, hasta que se haya hecho un caramelo tostado.

Cuando se haya hecho el caramelo, podemos ver su color, añadimos la mantequilla. Remover mientras se derrite.

Una vez que se haya derretido la mantequilla, podemos ver el color que tiene, incorporamos la leche con el bicarbonato y removemos bien.

Echamos esta mezcla en el bol con las harinas, el coco y el azúcar molida. Removemos bien, con cuidado al principio de hacerlo con una espátula ya que está muy caliente y cuando haya perdido ya el calor, y podamos introducir las manos, amasamos bien todo. Dejar reposar hasta que la masa se haya enfriado del todo.

Vamos formando bolas de masa, y las vamos colocando en una fuente forrada con papel de horno. Han de ponerse con un poco de separación entre ellas porque luego se extienden y así no se unen unas a otras.

El horno lo tendremos encendido previamente a 150ºC, que se vaya calentando para que cuando metamos la masa de galletas esté a esa temperatura. Metemos la bandeja y la dejamos durante unos 12 a 15 minuto.

Separarlas del papel y luego ponerlas sobre una rejilla para que se enfríen. Así de bonitas quedan, también es gracias al caramelo que tengan ese bonito dorado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.