Pastas con Almendra

Esta es la segunda de las cuatro recetas que os he prometido que iría poniendo poco a poco. Las de hoy son las que están en el centro de la foto. Esta receta va a ser la base de las dos siguientes, también he de deciros que las cantidades son totalmente las correctas, lo digo porque en la foto de las yemas veréis que hay el doble, y es que hice más cantidad, así que si queréis hacer más cantidad de pastas sólo tendréis que multiplicar las cantidades que hay en los ingredientes. Aclarado este punto sólo me queda decir que están deliciosas y son muy sencillas de hacer.

Ingredientes:

500 g de harina

300 g de mantequilla

150 g de azúcar

3 yemas

Almendra cruda en grano

1 huevo

 

La mantequilla la cortamos en dados y la ponemos en un bol para que se ablande y esté a temperatura ambiente y poder batirla mejor.

Añadimos el azúcar.

Batimos muy bien hasta conseguir que el azúcar y la mantequilla queden bien mezclados y quede una pasta blanquecina.

Añadimos las yemas de huevo y seguimos batiendo.

Por último vamos echamos la harina tamizada.

Una vez esté toda la harina en el bol mezclamos todo muy bien hasta que quede una masa homogénea.

En las bandejas del horno se va a poner papel de horno para que así nos facilite el trabajo y no ensuciemos las placas. Iremos haciendo haciendo bolitas con la masa y las vamos colocando ordenadas y con un poco de separación porque luego crecen un poco.

Luego las aplastamos un poco con la palma de la mano. Se aprecia la diferencia en la segunda foto.

Las pintamos por encima con huevo batido.

Y por último vamos poniendo por encima un poco de almendra en grano, sin tostar ya que luego se tostará en el horno.

El horno estará a 150ºC, y se habrá encendido previamente para que éste esté caliente a la hora de hornear las pastas, con encenderlo antes de comenzar la preparación será suficiente, unos 20-25 minutos.

Las metemos en el horno y las dejamos unos 20 minutos. Las primeras siempre tardan un poquitín más, pero se van observando y en el momento en que los bordes estén ligeramente dorados las sacamos. Se pueden hornear en dos bandejas pero siempre una se dorará antes que otra, así que ir vigilandolas.

La mejor forma de conservarlas, si no se han acabado, es en latas como veis en la foto, que luego se cerrarán y quedaran bien guardadas para mantener las pastas con todo su sabor y en su punto mucho más tiempo.

Un comentario en “Pastas con Almendra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *