Tarta Fría de Queso Afuega’l Pitu y Queso Crema con Mermelada de Cerezas (TH)

El queso Afuega’lpitu es un queso típico asturiano y es uno de los más antiguos. Hay 4 variedades, Atroncau blancu, Atroncau roxu, Trapu blancu y Trapu roxu, en este caso el que he utilizado es el primero de los citados. Es muy peculiar en su textura y sabor, a mi me gusta precisamente por ello. Tengo otra receta de esta variedad de queso que puse hace tiempo y en la que comento un poco más extenso sus características, Tarta de Queso Afuega’lPitu con Mermelada de Arándanos, pero que se hace en el horno cosa que con esta tarta que os pongo hoy no lo necesita ya que es en frío. Y es que siempre que hago un viaje a Asturias compro sus quesos y, claro está, a veces hago algunos postres.

Ingredientes:

1/2 queso de afuega’lpitu

300 g de queso crema

1 brick pequeño de nata (no de cocinar)

1 vaso pequeño de leche

1 vaso pequeño de azúcar

6 colas de gelatina neutra (10 g, aproximadamente)

Medio bote de mermelada de cereza negra (aproximadamente)

1 cucharada de agua

2 colas de gelatina neutra (3 g, aproximadamente)

.

En primer lugar ponemos las 6 hojas de gelatina en agua fría para que se hidraten durante unos 5 minutos.

Este postre se puede hacer con otro tipo de vaso batidor o batidora. En el vaso de la thermomix ponemos el azúcar y lo hacemos polvo.

Incorporamos el queso crema.

Hacemos lo mismo con el queso afuega’lpitu.

Añadimos la nata, os recuerdo que no es la nata para guisar.

Ponemos la nata a calentar y añadimos las hojas de gelatina ya hidratadas y escurridas, con apretarlas con la mano es suficiente. Removemos bien hasta que se hayan deshecho la gelatina muy bien, es un paso importante. Batimos.

Forramos un molde con papel de horno como se muestra en la foto. El molde es de 25×20 cm y 3 cm de profundidad. Se puede utilizar el molde con la forma que se desee.

Incorporamos la gelatina disuelta en la leche y batimos.

Echamos la mezcla en el molde y metemos al frigorífico hasta que cuaje totalmente, como una a dos horas, para poderle poner la mermelada por encima.

En un cacillo ponemos la cucharada de agua con la mermelada a calentar, cuando comience a calentarse añadimos las otras 2 hojas de gelatina que tenemos para ello y ya hidratadas. como se hizo para la tarta de queso. Removemos continuamente hasta que estén bien disueltas.

Lo echamos por encima de la tarta de queso y volvemos a meter al frigorífico. Es un postre que se puede hacer con antelación para cuando tengáis invitados pero, eso sí, dejadla bien tapada para que no absorba otros sabores ya que el queso es así de delicado.

Podemos cortarla a la hora de servirla en cuadrados o bien en triángulos, que es simplemente cortar el cuadrado por la diagonal, la presentación es al gusto.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *