Albóndigas de Ternera

Tengo varias recetas de albóndigas, de pollo, con bacalao (1 y 2), de ternera con queso con salsa de tomate, pero nunca había puesto las clásicas, las de ternera, que bien se pueden hacer mezclando la carne de ternera con la carne de cerdo, en la proporción de mitad de cada o tres de ternera y una de cerdo, también pueden ser solamente con cerdo. Esta es la forma en que las hago, he ido variando la receta de la que hacía mi madre, y creo que la he mejorado. Salen muy jugosas por la mezcla que hago, y al estar todo batido no se aprecia nada en ellas, como pueden ser trozos de cebolla, zanahoria o ajo, entre otras cosas, ya que a veces las hago con otros ingredientes añadidos, con verduras, para que mi hijo cuando era pequeño no lo notase, ya las haré y os la pongo.

11

Ingredientes:

1 kg de carne de ternera picada

Mezcla:

4 huevos

1 cebolla mediana troceada

2 zanahorias (si es grande 1) troceada

1 vasito de leche

1 rebanada de pan de molde sin corteza

2 dientes de ajo

2 cucharadas de perejil

Dos pizcas de pimienta negra (si es recién molida mejor)

2 cucharadas pequeñas rasas de sal

Además necesitamos:

Harina

1 cebolla

1 diente de ajo

2 cucharadas de perejil

5 granos de pimienta negra

Aceite de oliva virgen extra

Sal

 

Si no tenemos la thermomix lo haremos en el vaso batidor de la batidora de mano. Ponemos en el vaso batidor todos los ingredientes para hacer la mezcla que irá con la carne. Batimos muy bien, que nos quede la mezcla muy fina.

1

En un bol ponemos la carne y añadimos la mezcla. Mezclamos todo muy bien.

2

3

En una sartén ponemos aceite para freír las albóndigas. Mientras se calienta vamos haciendo las albóndigas, para ello ponemos un plato o un bol con harina, enharinamos la superficie de la encimera y vamos tomando porciones de carne y la ponemos en el bol con la harina, la embadurnamos y vamos haciendo la forma, una vez hecha las vamos dejando sobre la superficie enharinada.

4

Vamos friendo las albóndigas por tandas, dorándolas por ambos lados, a fuego medio. No es necesario freírlas en exceso, ya que luego van a cocer en la salsa.

5

Una vez se hayan dorado las vamos poniendo en la cacerola donde se terminarán de hacer.

6

Una vez hechas todas, colamos el aceite, y ese mismo aceite será utilizado para hacer la salsa. Ponemos una sartén con 4 cucharadas de este aceite. Picamos la cebolla muy pequeño y la echamos en la sartén, dejamos que se haga durante 5 minutos a fuego medio, que se vaya rehogando despacio. Una vez hecha añadimos una cucharada colmada de harina, de la que nos ha sobrado para hacer las albóndigas. Rehogamos durante medio minuto para que la harina se haga y luego la salsa no sepa a harina.

7

Añadimos agua y removemos. Lo vertemos sobre las albóndigas. No importa que falte agua luego la añadimos. Ponemos ya la cacerola en el fuego.

8

En el mortero majamos primero los granos de pimienta negra, añadimos una cucharadita rasa de sal, además del ajo y el perejil picados. Majamos todo hasta que quede una pasta. La echamos en las albóndigas, lo que quede en el mortero lo aprovecharemos echando agua en él. Si es necesario poner más agua a las albóndigas, se le pone, ha de quedar casi cubiertas.

9

Una vez rompa a hervir bajamos el fuego para que se vayan haciendo a fuego lento. Ir moviendo la cacerola para que no se peguen ya que la salsa va espesando. Probar de sal. Dejar cocer una media hora más o menos.

10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *