Conejo al Ajillo

Hay personas a las que no les gusta el conejo, o que no lo han probado todavía, pero he de decir a su favor que es una carne muy baja en grasa, por lo tanto es baja en calorías, y tiene muchas proteínas, es buena para todas las edades, y se puede hacer de mil maneras. Ya hay varias recetas con esta carne: Conejo con Arroz (Caldoso)Conejo con Patatas y Judías Pintas con Conejo. Esta receta es un clásico, pero se puede hacer con pollo o cordero perfectamente, quedando igual de rico.

Ingredientes (para 3 personas):

850 g de conejo troceado

5 o 6 dientes de ajo

1 vasito pequeño de vinagre (que sea suave)

Aceite de oliva virgen

Sal y pimienta negra

 

El conejo tiene un poco de grasa en el interior, muy poca, pero antes de comenzar la receta se la vamos a quitar para que quede totalmente limpio de grasa. Se pueden dejar las patas enteras, a mi me gusta dejar enteras las delanteras y las otras troceadas, pero se pueden trocear ambas como al resto del conejo.

Pelamos los ajos. Dos van a ser para freír en láminas y el resto para machacar en el mortero.

Lavamos y secamos muy bien el conejo, de esta forma al freírlo no corremos el peligro de que pueda saltar, que chisporretee por culpa del agua que haya quedado, nos salte el aceite y nos quememos. Salpimentamos el conejo.

Ponemos aceite en una sartén, que cubra el fondo del recipiente, y cuando esté caliente echamos los ajos laminados. Doramos los ajos y los reservamos. A continuación incorporamos el conejo en la sartén y vamos dorando muy bien la carne por todas partes, que adquiera un buen dorado, removiendo a menudo.   El color dorado hará que sea más apetecible a la hora de comer y le dará también una buena presentación. Este paso lo haremos durante unos 5 minutos, que el fuego no esté demasiado fuerte. El hígado lo retiramos cuando esté ligeramente hecho, no tiene que estar durante todo este tiempo, luego volveremos a incorporarlo, es para que quede más jugosos, lo reservamos con los ajos fritos y se echarán  después al mismo tiempo.

Mientras se va haciendo el conejo, majamos en el mortero el resto de los ajos con una pizca de sal para que se haga mejor. Incorporamos el vinagre y removemos bien.

Una vez echo el conejo añadimos el majado, el hígado y los ajos fritos.

Removemos bien y tapamos. Dejamos así durante unos 3 minutos, que vaya absorbiendo los sabores, y removemos de vez en cuando. Destapamos la sartén y seguimos removiendo uno o dos minutos más.

Listo para comer. Es un plato que se hace en poco tiempo y va directo a la mesa.

 

4 comentarios en “Conejo al Ajillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *