Pez Gato con Patatas

El pez gato lo encontramos en la lonja o pescaderías del levante español. Parece ser que es típico y yo, que no lo había preparado nunca, me decidí a comprarlo. Me dieron varias recetas, tanto el pescadero como alguna persona que estaba allí en ese momento. Así que he decidido prepararlo primero con patatas. Es como el congrio pero en pequeño, no tiene espinas, solamente una central, como un cartílago, que no presenta ninguna molestia a la hora de comerlo. Es de sabor suave y su carne es tierna, parece ser que no hay mucho y se agota rápidamente. Se vende sin la piel, porque es muy dura, además es muy difícil de quitar, no es que sea una experta, es lo que me contó el pescadero al no conocer este pescado. Si cuando vayáis al mercado a comprar pescado lo veis, no dudéis en comprarlo para probarlo, es un pescado que recomiendo.

Ingredientes (para dos personas):

2 o 3 piezas de pez gato (dependiendo del tamaño)

4 patatas medianas

1/2 cebolla

2 dientes de ajo

5 granos de pimienta negra

12 granos de cominos

Un poco de perejil picado

Sal

Aceite de oliva

3 cucharadas de harina para rebozar

Este es el pez gato. Si queréis ver alguna imagen de él, entrad en internet para saber mejor cómo es y sus características.

Cortamos el pez gato con unas tijeras. De  un tamaño de unos 3 centímetros, más o menos.

Rebozamos el pescado ya sazonado en la harina. Para que no pongamos más harina de la necesaria en el pez gato, ponemos la harina en una bolsa, metemos el pescado por tandas, las piezas que se vayan a freír en cada una, agitamos la bolsa y vamos sacando las porciones sacudiendo un poco. Ponemos aceite en la sartén y añadimos el pescado. Doramos ligeramente por todas partes y reservamos.

Cortamos la cebolla en brunoise, pequeño, y la echamos en la misma sartén. Picamos el ajo y lo añadimos también. Si hubiera mucho aceite en la sartén de haber dorado el pescado, quitamos un poco. Si como se ve en la foto el fondo de la cacerola o la sartén, en este caso, tiene ese tostadito, no os preocupéis, son los jugos y luego dan mucho sabor al plato, con el agua luego se disolverá.

Cuando este pochada añadimos las patatas cortadas en trozos. Rehogamos durante unos 4 o 5 minutos.

Machacamos en el mortero la pimienta y  los cominos y los añadimos. Cubrimos de agua y añadimos el pez gato.

Incorporamos en el guiso el perejil bien picadito y una cucharadita rasa de sal.

Dejamos cocer durante una hora,  podemos dejarlas tapadas durante 40 minutos y el resto destapada. Probamos el caldo y rectificamos si hace falta. Comprobar que las patatas están tiernas, sino dejarlas un poco más, todo dependerá del tipo de patata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.